El dr Janusz Korczack

{No hay niños- hay personas} escribía este doctor-escritor-pedagogo… que “adelantó” los derechos del niño. Me ha parecido muy interesante.

Ayer encontré esta historia en la web de Estrategias Educativas del facebook: [https://www.facebook.com/Estrategias.Educativas.MDP->https://www.facebook.com/Estrategias.Educativas.MDP]

Janusz Korczack fue un docente y médico pediatra polaco. En 1919 acepta la dirección de un viejo y enorme edificio, perteneciente a la comunidad judía de Varsovia con cientos de jóvenes maltratados y casi enfermos a quienes ayuda a concretar una democracia de los niños. Crea una república con instituciones, órganos de control, justicia propia y distribución justa de responsabilidades.
Murió en el campo de concentración de Treblinka en 1942 por no abandonar a los 200 niños del orfanato que dirigía en Varsovia, y a pesar de que hubiese podido gestionar su salvación, decidió acompañar a sus alumnos a la cámara de gas ordenada por la administración nazi.
Anticipándose en varios años (y seguramente inspirando) a la Declaración Universal de los Derechos del Niño de 1989, en 1929 escribe una lista de veintiún derechos. Estos son algunos de ellos:

-El niño tiene derecho al amor. ”Amad al niño, no sólo al vuestro”.

-El niño tiene derecho a equivocarse: “Renunciemos a la ilusión de tener niños perfectos”.

-El niño tiene derecho a vivir en el presente: ” Los niños no son las personas de mañana, son las personas de hoy”.

-El niño tiene derecho a ser tomado en serio: “¿Quién pide su opinión o su consentimiento al niño?”

-El niño tiene derecho a ser valorado por lo que es: “Al niño, por ser pequeño, se le da poco valor.

-El niño tiene derecho a tener secretos: “Respetad sus secretos”.

-El niño tiene derecho a que respeten su tristeza: ”Aunque sea por la pérdida de
una simple piedra”.

-El niño tiene derecho a ser defendido ante un tribunal de justicia especializado en la infancia: “El niño delincuente es todavía un niño… Desgraciadamente los sufrimientos generados por la pobreza se propagan como los piojos el sadismo, el crimen, la grosería y la brutalidad se nutren de ella.”

En Wikipedia explican bastantes aspectos más de su interesante vida: [http://es.wikipedia.org/wiki/Janusz_Korczak->http://es.wikipedia.org/wiki/Janusz_Korczak]

El profesor Sergio Juárez Correa

He leído esta hermosa e interesante historia de actualidad, sobre la mexicana Paloma Noyola y su profesor Sergio Juárez

Extraído de
[http://www.vanguardia.com.mx/yanoserelaproximastevejobspaolanoyola-1866211.html->http://www.vanguardia.com.mx/yanoserelaproximastevejobspaolanoyola-1866211.html]

Por: Reporte Indigo
viernes, 01 de noviembre del 2013

Paloma Noyola Bueno obtuvo el primer lugar en la prueba de matemáticas ENLACE en 2012, y el tercero en la sección de español. Originaria de Matamoros, a sus 12 años, ha sido llamada “niña genio” y tuvo su salto a la fama inmediato hace un par de semanas.

La historia de Paloma atrajo la atención de los medios después de ser publicada en la portada de la revista Wired, que la calificó como “la próxima Steve Jobs”, porque afirman que su capacidad para las matemáticas es comparable a la del fallecido empresario.

Según la publicación, el talento de la pequeña salió a la luz a pesar de condiciones adversas -una escuela pública en una zona marginada y el deficiente sistema de educación del país, además de la situación difícil económica de su familia- gracias a su profesor de sexto grado, Sergio Juárez Correa.

La historia relata la sorpresa del maestro y el director de la escuela primaria, José Urbina López, al descubrir que una de sus estudiantes había superado a todos los demás estudiantes de su edad en todo México.

Sus compañeros de clase también recibieron calificaciones sobresalientes, pero la habilidad de Paloma sorprendió a Juárez, quien “nunca había visto a un estudiante con un talento innato tan grande”.

La niña recibió entonces regalos -desde una laptop hasta una bicicleta, además de promesas de apoyo para su familia- y la visita de numerosos medios ansiosos de conocerla, atraídos por el trato de prodigio que Wired le había dado.

{{{Del cielo al suelo}}}

Pero después de llamarla “niña genio” hasta el cansancio, esas mismas publicaciones se encargaron, tan solo dos semanas después, de dar difusión a un hecho que mencionaron como catastrófico: Paloma no logró terminar el examen del Concurso Nacional de Cálculo Mental del Campus Ciudad de México del Tecnológico de Monterrey.

Por lo que el juego mediático se salió de control: de ser la esperanza del país, pasó a ser considerada una decepción colectiva. Incluso algunos medios mencionaron que la técnica con la que aprendió matemáticas hacía que encontrara respuestas “de manera instantánea”, lo que hizo que su “fracaso” se percibiera aún mayor.

Las frases que se le atribuyen en entrevistas son elaboradas y contrastan incómodamente con la niña que se ve en los videos de las mismas: tímida, sorprendida, inclusive un poco confundida.

Es difícil imaginarla articulando expresiones como “seré más grande que el genio fundador de Apple” y “voy a perfeccionar y hacer más fácil la técnica de educación en el país” cuando parece serle difícil siquiera creer la posición en la que se encuentra.

De hecho, se dice “muy orgullosa porque la comparan con una persona tan importante” y menciona que recibir tanta atención “no ha sido fácil pero tampoco muy difícil”.

Aún los mensajes encontrados no logran ocultar lo evidente. Paloma Noyola es una niña sencilla de un entorno humilde, y aunque sus aspiraciones van más allá de lo que se hubiera atrevido a soñar de no haber sido por la intervención de Juárez Correa, está enfocada en su deseo de “hacer algo que le ayude a las personas [sic]”.

Paloma quiere seguir estudiando y ser maestra, pero admite que “a lo mejor puede cambiar de opinión”. Lo que queda claro es su admiración por el profesor de sexto grado por el que fue reconocida, pues al responder cómo sería con sus estudiantes si ocupara ese lugar, dijo cariñosamente: “Como el profe”.

{{{Libertad para aprender}}}

El ideal de Paloma es que la educación cumpla con hacer las materias “un trabajo más fácil”. Y reveló dos factores clave del método de enseñanza del profesor.

Primero, encargar la tarea suficiente para un solo día. “No muy poquita, ni mucha”, explica.

Además, dice que es importante permitir que los estudiantes pregunten cuando tengan dudas y no ceñirse solamente a lo que el temario del año dice que deben cubrir.

Ese último es un elemento esencial del método elegido por Juárez, inspirado en la técnica de Sugata Mitra, un científico hindú que este año ganó el premio de un millón de dólares que TED otorga a los emprendedores sociales.

Mitra creía que permitir a los niños explorar y seguir su curiosidad era una forma de enseñar más efectiva que darles el conocimiento preparado, para memorizar.

La idea es que si los niños, que son curiosos por naturaleza, descubren en lugar de recibir información, esta se interioriza más fácilmente y permanece con ellos más tiempo.

Probó su teoría haciendo varios experimentos. En uno de ellos colocó una computadora (llena de contenido sobre biología molecular) en un pueblo del sur de India y agrupó a niños de entre 10 y 14 años cerca de ella. Lo único que les dijo fue que dentro de la máquina había cosas interesantes dentro y los dejó actuar como su instinto les dijera.

Los niños comenzaron a explorar la máquina y en 75 días habían descifrado cómo utilizarla y contestaron correctamente el 25 por ciento de las preguntas sobre biología molecular que Mitra les hizo. Después de 75 días más podían contestar la mitad.

La educación que Sugata Mitra pretende dar sigue un principio: los niños están completamente a cargo. “Si tú no estás controlando tu aprendizaje, no aprenderás igual de bien”, explica.
{{{
Un agente de cambio}}}

Sergio Juárez Correa llevaba cinco años como maestro cuando decidió cambiar radicalmente su manera de enseñar. Creció en una familia pobre y sus padres se separaron antes de que entrara a secundaria, así que se identificaba con las complicadas situaciones de sus estudiantes.

Durante su infancia soñó con ser un profesional de las artes marciales, y aunque su amor por las matemáticas terminó llevándolo por un camino distinto, su trabajo cotidiano implica una lucha todos los días.

Enseñar en una escuela pública en una zona marginada de Matamoros traía muchos retos: la ubicación, el estado de las instalaciones y el mobiliario, y los estudiantes que viven en un contexto precario y con en la mayoría de los casos, doloroso.

Reconocer esa experiencia en sí mismo y el deseo de cambiar la vida de los pequeños, llevó a Juárez a buscar alternativas que dieran mejores resultados. Quería “algún día poder cambiar a México, con sus alumnos, con su granito de arena”.

Y lograrlo siguiendo las reglas de un juego gastado parecía imposible. Así que decidió cambiarlas.

Lector asiduo de Fernando Savater, cuyo libro “Ética para Amador” le ayudó a ver el potencial de cada uno de sus estudiantes, antes de comenzar el curso en agosto de 2011 encontró la historia de Sugata Mitra y decidió que intentaría aplicar sus ideas en los niños de su grupo.

El primer día de clase hizo pequeños grupos con los bancos del salón, y le dijo a los niños que eligieran su lugar. Se sentó con ellos y les dijo las palabras que cambiarían su vida.

Les habló sobre otros niños en todo el mundo que podían hacer cosas increíbles, inalcanzables, y reconoció que las personas pensaban que ellos, que a veces no tenían ni siquiera qué comer, no serían capaces de esas cosas. Pero no se detuvo ahí.

“Hay algo que ustedes sí tienen y que los hace iguales que todos esos niños: potencial”, explicó, e hizo su misión explotarlo en cada uno de ellos. Su siguiente pregunta transformaría la experiencia en la escuela de cada uno de sus alumnos: “¿Qué quieren aprender?”

Desde ese momento dejó de llevar de la mano a los pequeños y se convirtió solamente en un guía. Juárez proponía un problema y dejaba que ellos encontraran la manera de resolverlo.

Según Wired, un día escribió “1=1.00” en el pizarrón, y en lugar de continuar con una explicación sobre fracciones y decimales, continuó escribiendo: “1/2=?” y “1/4=?”, y dijo a los niños que pensaran en la respuesta. Distribuyó un peso cambiado de diferentes formas a cada uno de los grupos, y preguntó, “si un peso es un peso, ¿cuál es la mitad?”. Finalmente, una pequeña llamada Alma explicó a sus compañeros que “mitad” significaba que había dos partes iguales. Entonces contestó: “La respuesta es .50”.

A los 31 años, casado y con dos hijos, Sergio, sin quererlo, se convirtió en representante de un movimiento que defiende la educación más allá de la memoria.

Si más profesores siguen su ejemplo, su poder de cambiar vidas a cuentagotas podría transformarse en una avalancha que aquellos contra los que lo lucha no podrán detener.

Basket Beat

Una hermosa iniciativa que vi gracias a un reportaje en el canal33. Una manera de unir integración social, música y basket, tres de mis intereses favoritos…

[http://www.ribermusica.org/basquet-beat-escollit-com-a-iniciativa-pionera-mundial-en-laccio-social-amb-joves/?lang=es
->http://www.ribermusica.org/basquet-beat-escollit-com-a-iniciativa-pionera-mundial-en-laccio-social-amb-joves/?lang=es]

[http://www.basketbeat.org/->http://www.basketbeat.org/]

Favoritos (humanidad)

– Cortometraje “Cuerdas” es el Corto de Animación dirigido por Pedro Solís García ganador del Goya 2014.

– Óscar y Mamie Rose

– Juan Salvador Gaviota

– Evangelii Gaudium, del Papa Francisco

– Película Planeta Libre (La Belle Verte) de Coline Serreau

– What’s your ethical rhythm? https://www.youtube.com/watch?v=9k9gNUG5k9k (Oxfam GB)

– El circo de la mariposa, de Joshua Weigel

– Informe Robinson: Ramon Arroyo y la esclerosis múltiple, haciendo un triatlón https://www.youtube.com/watch?v=QYUSwgWv5AM

– Confío en ti – Jesús en la tierra: http://www.youtube.com/watch?v=CSJtJ2XTQvk y http://www.youtube.com/watch?v=Vd9fqnzEbsg

Todo hijo es padre de la muerte de su padre

Extraído de http://vivirlafeesposible.blogspot.mx/2014/02/todo-hijo-es-padre-de-la-muerte-de-su.html#more

Todo hijo es padre de la muerte de su padre
“Hay una ruptura en la historia de la familia, donde las edades se acumulan y se superponen y el orden natural no tiene sentido: es cuando el hijo se convierte en el padre de su padre.

Es cuando el padre se hace mayor y comienza a trotar como si estuviera dentro de la niebla. Lento, lento, impreciso.

Es cuando uno de los padres que te tomó con fuerza de la mano cuando eras pequeño ya no quiere estar solo. Es cuando el padre, una vez firme e insuperable, se debilita y toma aliento dos veces antes de levantarse de su lugar.

Es cuando el padre, que en otro tiempo había mandado y ordenado, hoy solo suspira, solo gime, y busca dónde está la puerta y la ventana – todo corredor ahora está lejos.

Es cuando uno de los padres antes dispuesto y trabajador fracasa en ponerse su propia ropa y no recuerda sus medicamentos.

Y nosotros, como hijos, no haremos otra cosa sino aceptar que somos responsables de esa vida. Aquella vida que nos engendró depende de nuestra vida para morir en paz.

Todo hijo es el padre de la muerte de su padre.

Tal vez la vejez del padre y de la madre es curiosamente el último embarazo. Nuestra última enseñanza. Una oportunidad para devolver los cuidados y el amor que nos han dado por décadas.

Y así como adaptamos nuestra casa para cuidar de nuestros bebés, bloqueando tomas de luz y poniendo corralitos, ahora vamos a cambiar la distribución de los muebles para nuestros padres.

La primera transformación ocurre en el cuarto de baño.

Seremos los padres de nuestros padres los que ahora pondremos una barra en la regadera.

La barra es emblemática. La barra es simbólica. La barra es inaugurar el “destemplamiento de las aguas”.

Porque la ducha, simple y refrescante, ahora es una tempestad para los viejos pies de nuestros protectores. No podemos dejarlos ningún momento.

La casa de quien cuida de sus padres tendrá abrazaderas por las paredes. Y nuestros brazos se extenderán en forma de barandillas .

Envejecer es caminar sosteniéndose de los objetos, envejecer es incluso subir escaleras sin escalones.

Seremos extraños en nuestra propia casa. Observaremos cada detalle con miedo y desconocimiento, con duda y preocupación. Seremos arquitectos, diseñadores, ingenieros frustrados. ¿Cómo no previmos que nuestros padres se enfermarían y necesitarían de nosotros?

Nos lamentaremos de los sofás, las estatuas y la escalera de caracol. Lamentaremos todos los obstáculos y la alfombra.

Feliz el hijo que es el padre de su padre antes de su muerte, y pobre del hijo que aparece sólo en el funeral y no se despide un poco cada día.

Mi amigo Joseph Klein acompañó a su padre hasta sus últimos minutos.

En el hospital, la enfermera hacía la maniobra para moverlo de la cama a la camilla, tratando de cambiar las sábanas cuando Joe gritó desde su asiento:

– Deja que te ayude .

Reunió fuerzas y tomó por primera a su padre en su regazo.

Colocó la cara de su padre contra su pecho.

Acomodó en sus hombros a su padre consumido por el cáncer: pequeño, arrugado, frágil , tembloroso.

Se quedó abrazándolo por un buen tiempo, el tiempo equivalente a su infancia, el tiempo equivalente a su adolescencia, un buen tiempo, un tiempo interminable.

Meciendo a su padre de un lado al otro.

Acariciando a su padre.

Calmado el su padre.

Y decía en voz baja :

– Estoy aquí, estoy aquí, papá!

Lo que un padre quiere oír al final de su vida es que su hijo está ahí”.

(Fabrício Carpinejar “Todo filho é pai da morte de seu pai” versión al español Zorelly Pedroza)

Adela Blanes cambió un pueblo en Egipto

Buenas tardes: Un saludo. Reenvío este enlace que acaba de hacerme llegar una amiga historiadora. También va como adjunto.
Ella y yo, y algunos de vosotros, conocéis Adela, Hija del Sdo. Corazón y desde muchos decenios es misionera en Egipto.
Adela es hermana de Camil·la Blanes, también historiadora modernista, la esposa del patriota y luchador social y por el país, Climent Garau, de profesión creador y director del Centre d’Analisis Clínics. Un laboratorio que llegó a autogestionarse y a exportar tecnología y presidente de la Obra Cultural Balear, en tiempos de la dictadura ny primera transición, el cual, con sus muchos años, sigue animando unos grupos de reflexión, desde el horizonte de la fe y de la patria.

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/10/18/internacional/1382080635.html?a=af476025a2337001b1588f0ca4a098f5&t=1382156550&numero

Adela Blanes es menuda y camina despacio. Su memoria, en cambio, resulta portentosa. Aterrizó en la tierra de los faraones hace más de medio siglo y desde entonces las fechas cruciales de la agitada historia del país árabe van zurcidas a las de su propia biografía. A sus 84 años, esta misionera mallorquina del Sagrado Corazón presume de haber sobrevivido a Naser, Sadat, Mubarak y Mursi y es una de las vecinas más longevas de Bayadeya, un pueblo del Alto Egipto cincelado por su labor.

No existe fecha que trastabille el recuerdo de Adela. Pisó por primera vez El Cairo cuando los tambores tañían sones de guerra. Unos meses antes, el 26 de julio de 1956, el presidente Gamal Abdel Naser había anunciado la nacionalización del Canal de Suez. Y el control de la cotizada hendidura, arrebatada por el nacionalismo árabe al colonialismo, acabó en refriega a finales de octubre. “A los veinte días de llegar fue la revolución de 1956. Pusieron en la puerta a todos los franceses y los ingleses y la mayoría de las monjas eran inglesas y francesas”, narra a ELMUNDO.es la religiosa.

‘¿Qué es lo que más quiero? Egipto. En España tengo a mis sobrinos que me reciben siempre con mucho cariño pero mi familia está aquí’

“Vino la policía y dijo que todas las francesas e inglesas tenían que marcharse antes de una semana. Empezamos a hacer las maletas. Nos cortaron el teléfono y los militares se instalaron en el jardín del colegio”, rememora. “Se pudieron quedar porque el nuncio nos proporcionó un documento de identidad del Vaticano. Desde la casa veíamos por la noche como caían las bombas sobre el aeropuerto”, agrega desde la vivienda que la congregación tiene en Bayadeya, en la provincia de Minya, a 300 kilómetros al sur de la capital.

Hasta dar con el inmueble se atraviesan los canales del Nilo, por los que transitan los búfalos de agua o chapotean los niños del pueblo, y se deja atrás un laberinto de calles sin asfaltar jalonadas de viviendas humildes y campos de maíz. En esta ciudad de 28.000 almas y mayoría cristiana, Adela es una institución. Y una de las personas con más primaveras del lugar, dice ella mientras esboza una sonrisa. “Vine aquí con 26 años y ahora tengo 84. ¿Qué te parece a ti? ¿Qué es lo que más quiero? Para mí, Egipto. En España tengo a mis sobrinos que me reciben siempre con mucho cariño pero mi familia está aquí”.

‘Para cambiar un pueblo, hay que formar a la mujer’

Varias guerra árabe-israelíes y dos destinos después, Adela empezó a echar raíces en esta villa de “felahin” (campesinos) en 1984. “Fue como pasar del primer al tercer mundo. No había electricidad ni agua corriente. La única manera de cambiar un pueblo es formando a la mujer”, asegura. Y, sin desfallecer, la misionera se entregó a la tarea de educar a la población femenina. “Al llegar las niñas se casaban a los 11 y 12 años. Trabajé mucho concienciando a las mujeres y a los hombres porque aquí los peores eran los hombres”.

“Impartí conferencias sobre los derechos de la mujer y les repetí que si querían cambiar el pueblo debían formar a sus hijas y mujeres. ‘Vosotros os marcháis al campo o al trabajo pero la mujer esta todo el día en la casa y es la que educa a los hijos’ les dije”, indica Adela. No solo el matrimonio infantil la horrorizó. También la alta tasa de mortalidad entre los recién nacidos -“la mitad de los niños fallecía por tétanos”- y la atroz práctica de la ablación de clítoris, extendida entre cristianos y musulmanes.

“El 98 por ciento estaban circuncidadas. Hablé con las madres y las abuelas; les enseñé vídeos y les expliqué todas las consecuencias nefastas de la mutilación genital para el matrimonio. Al final logré que ninguna niña sufriera nunca más la circuncisión. También divulgué los métodos de regulación del nacimiento. Antes tenían, 12, 14 o 16 hijos porque la mitad moría”, relata la monja.

Su lucha en el Egipto profundo, donde incluso ahora el extranjero es una excepción, la convirtió en una pionera. Aprendió el árabe a partir del compromiso diario de llegar a balbucear un puñado de nuevas palabras y, aprobado el oportuno examen teórico y práctico, se puso al volante de un Lada Niva, un sufrido coche de fabricación soviética que aún transita las carreteras egipcias. “Fui la primera mujer que obtuvo el carné de conducir de la provincia de Minya. Fue el 4 de diciembre de 1966. Cuando llegué a recogerlo me dijeron que era cosa de hombres. Les contesté que era cosa de hombres y de mujeres”.

Queremos juventud y cambio, en Egipto y España

‘En cualquier religión el fanatismo es negativo. Supone encerrarte y no reconocer al otro como un hermano con los mismos derechos’

Minya, la provincia donde reside Adela desde hace décadas, ha vivido los meses más convulsos de su historia. Desde el desalojo en agosto de las acampadas islamistas, ha sido el epicentro de la ola de violencia que ha dejado medio centenar de iglesias incendiadas y viviendas y comercios cristianos arrasados por la cólera. “Siempre ha sido una provincia tranquila. Es la primera vez que se han quemado iglesias y se han saqueados tiendas de cristianos”, afirma. “En cualquier religión el fanatismo es negativo. Supone encerrarte y no reconocer al otro como un hermano con los mismos derechos”.

“Todos tenemos defectos. En Egipto y en España. Reconozcamos nuestros valores comunes, vivamos juntos y caminemos adelante”, dice con esperanza en los jóvenes que derrotaron hace ya dos años y medio a Hosni Mubarak. “Los Hermanos Musulmanes no han sabido. Han querido islamizar en lugar de gobernar. Los jóvenes desean trabajo, libertad y justicia. Hay un gran interrogante aún en el futuro pero si te fijas hasta ahora los ministros eran gente con los pelos grises. Queremos juventud y cambio”, detalla Adela. Un grito que, pese a que sigue poco la actualidad española, también aplicaría en su patria. “Es lo mismo porque en España hay mucha corrupción y la política está muy sucia”.